Publicado por: 0

Esta mañana, la sala Bizkaia Aretoa de la UPV-EHU en Abandoibarra ha acogido la Presentación del II Plan Municipal de Ciudadanía y Diversidad del Ayuntamiento de Bilbao 2017-2019. En la Jornada, además del Alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, han participado Itziar Urtasun, Concejala de Igualdad, Cooperación, Convivencia y Fiestas; Gorka Moreno, Director del Observatorio Vasco de Inmigración-Ikuspegi, así como, Ivana D’Alessandro, Directora del programa Intercultural Cities del Consejo de Europa; Jaime Lanaspa, Presidente de la Red de Ciudades Interculturales RECI, y Gemma Pinyol, experta del Consejo de Europa en el marco del proyecto Intercultural Cities y Coordinadora de la RECI. Asimismo, representantes del equipo de Inmigración del Ayuntamiento de Bilbao y del Consejo Local de Inmigración han expuesto los programas municipales que se desarrollan relacionados con la gestión de la diversidad intercultural en la Villa.

El Ayuntamiento de Bilbao apuesta por desarrollar una sociedad intercultural en la que quepan las diferencias y en la que se potencien la diversidad de recursos de cada ciudadana y ciudadano para el desarrollo de la ciudad. Una ciudad en la que la ciudadanía participe activamente, y en la que se ofrezcan oportunidades para participar en el proyecto común de convivencia de “Bilbao, Ciudad Intercultural”. “Bilbao tiene que ser una ciudad en la que todos y todas participemos activamente, y en la que se ofrezcan oportunidades a todos los y las bilbainas, y también a los y las que llegan para quedarse, para participar, independientemente de su origen, en este proyecto ilusionante común de convivencia”, ha manifestado el Alcalde.

El enfoque de integración intercultural que se trabaja desde el Consistorio bilbaino se basa en el concepto de aprovechar el valor de la diversidad para construir sociedades más fuertes y cohesionadas, en las que el desarrollo de la ciudadanía se convierte en el objetivo final.

II PLAN MUNICIPAL DE CIUDADANÍA Y DIVERSIDAD

Bilbao como ciudad intercultural se sustenta en los siguientes ejes: derechos fundamentales e igualdad, respeto y reconocimiento de la diversidad, participación e interacción, pertenencia y vecindad.

El II Plan Municipal de Ciudadanía y Diversidad del Ayuntamiento de Bilbao, parte de estas premisas, y se configura como un entramado de conceptos, acciones, instrumentos y políticas que pretenden servir de guía para fortalecer Bilbao como ciudad intercultural.

Este segundo Plan atiende a la realidad sociodemográfica de Bilbao y supone un cambio de enfoque con respecto al primer Plan (Plan Municipal para la Gestión de la Diversidad). Pasa de una intervención basada en el diseño y desarrollo de recursos de acogida para dar respuesta a la creciente llegada de personas extranjeras al municipio y a la necesidad de adaptación de recursos y servicios públicos, a una intervención fundamentada en la gestión de la diversidad en diferentes ámbitos de intervención que afectan a la vida social, cultural, económica, educativa, comunitaria, vecinal, etc., del conjunto de la ciudadanía.

Bilbao se dibuja así como una ciudad diversa, en la que la población de origen extranjero tiene una importancia notable, lo que supone que las políticas municipales no se centran tanto en la acogida de las personas inmigrantes extranjeras sino en la gestión de diversidad. Las diversas situaciones administrativas, nacionalidades y países de origen, confirman la amalgama de realidades de la ciudadanía bilbaina, una diversidad que está presente en mayor o menor medida en todo el territorio de la ciudad.

Tal y como ha señalado el Alcalde Juan Mari Aburto, “Bilbao Ciudad Intercultural: II Plan Municipal de Ciudadanía y Diversidad se configura como una hoja de ruta para guiar e inspirar el trabajo del Ayuntamiento de Bilbao y de su ciudadanía. Apostamos por desarrollar un Bilbao intercultural, en la que quepan las diferencias en un marco de igualdad y en el que se potencien la diversidad de recursos de cada ciudadana y ciudadano, para sumar y contribuir juntos en el desarrollo de la ciudad”.

PARTICIPACIÓN SOCIAL PARA EL DISEÑO

En el diseño del II Plan, la participación ha sido clave y ha servido no sólo para informar a la ciudadanía sobre el nuevo proceso, sino para hacerla partícipe en la definición de retos y prioridades de éste. Para enriquecer el proceso de elaboración del II Plan Bilbao Intercultural se ha puesto en marcha un modelo participativo que ha implicado a todos los agentes relevantes en este ámbito a nivel local. En concreto, en este proceso han participado los Consejos Municipales de Distrito y el Consejo Local de la Inmigración mediante reuniones de contraste así como vecinos y vecinas del Municipio mediante 506 cuestionarios recogidos en los distintos Centros Municipales de Distrito y a través de la Web www.bilbao.eus, con la participación de entidades relevantes en la gestión de la diversidad intercultural de la ciudad, así como de la ciudadanía en general.

ÁMBITOS DE INTERVENCIÓN Y RETOS

El Plan despliega su intervención en 15 ámbitos, identificando retos y objetivos específicos desarrollados a través de 88 medidas de acción que se llevarán a cabo con la participación e implicación del conjunto de Áreas y entidades Municipales. Se trata por tanto de un plan transversal que trata de incorporar la perspectiva intercultural y de diversidad al conjunto de la acción del Ayuntamiento de Bilbao.

En este sentido, el Plan interviene en ámbitos generales de actuación y ámbitos sectoriales que trabajan tanto a nivel interno de la Institución local como a nivel externo con acciones destinadas al conjunto de la ciudadanía. En concreto, son los siguientes ámbitos de intervención: compromiso, gobernanza, inteligencia y competencia, perspectiva internacional, lengua, medios de comunicación, acogida, prevención comunitaria y mediación, anti-discriminación y sensibilización, educación, barrios, servicios públicos, cultura y ocio, espacio público y política empresarial, y mercado de trabajo.

MARCO EUROPEO

El II Plan Municipal de Ciudadanía y Diversidad está alineado con los ámbitos de intervención e incorpora los indicadores y las recomendaciones del Índice de ciudades Interculturales, herramienta de evaluación del grado de interculturalidad de las ciudades promovida por el Consejo de Europa en el marco del Programa Intercultural Cities.

Bilbao es miembro de la RECI-Red de Ciudades Interculturales, una iniciativa que aúna a distintas ciudades estatales en el marco del proyecto Intercultural Cities del Consejo de Europa. El objetivo de esta iniciativa es poner en contacto a distintas ciudades europeas que tienen programas interculturales para intercambiar experiencias y discutir estrategias de diseño y de acción, mediante instrumentos específicos como ‘La ciudad intercultural, paso a paso’ o el Índice de Ciudades Interculturales (ICC).

DATOS SOCIODEMOGRÁFICOS 2016

Después de un periodo, el 2000-2009, caracterizado por la llegada de importantes contingentes de personas extranjeras para dar respuesta a las necesidades del mercado laboral, en una fase expansiva de nuestra economía, actualmente, se ha ralentizado el ritmo de llegada, acompasándose a la fase de crisis económica en el periodo 2008-2014.

En este contexto, a fecha 1 de enero de 2016 la población empadronada en Bilbao asciende a un total de 345.642 personas, de las cuales 25.695 son de nacionalidad extranjera, lo que supone un porcentaje del 7,4% de la población total, cifra que coincide con la referida al año 2015. Si a esa cifra le sumamos las personas con nacionalidad española, pero nacidas en el extranjero, el porcentaje de personas originarias del exterior se eleva en Bilbao al 11,1%, tres décimas más que en 2015.
Datos que evidencian que la diversidad sigue en aumento, ya que si bien la población de nacionalidad extranjera está prácticamente estancada, no ocurre lo mismo con la de origen extranjero, que aumenta poco a poco todos los años.

Los datos sobre inmigración extranjera en Bilbao entroncan con el modelo inmigratorio vasco, caracterizado por unos porcentajes de población extranjera intermedios y no muy altos en comparación con otras regiones, una importante presencia femenina y gran relevancia de la procedencia latinoamericana.

Atendiendo a las variables sexo y nacionalidad, podemos ver cómo a día 1 de enero de 2016, del total ciudadanía del Estado español, los hombres suponen el 46,9% y las mujeres el 53,1%. A su vez, en el caso de la población extranjera, los hombres suponen el 49,8% y las mujeres el 50,2%, respectivamente.

Según nacionalidades, las diez que destacan son Bolivia, Marruecos, Rumanía, China, Colombia, Paraguay, Nicaragua, Nigeria, Brasil y Argelia, y concentran el 63,6% de la población con nacionalidad extranjera. Un porcentaje superior al de años anteriores que indica una disminución de la diversificación en la composición del colectivo inmigrante en Bilbao.

Bolivia sigue siendo la principal nacionalidad de población extranjera de Bilbao y supone un 10,9% de la población extranjera total. Como sucediera el año anterior, las siguientes nacionalidades más presentes son Marruecos (10,2%) y Rumanía (9,6%). El cambio llega en la población China (7,5%) que adelanta a Colombia (6%) en términos relativos. También Paraguay (5,6%) presenta un aumento en su presencia, como Nicaragua (4,3%) y Nigeria (3,3%). El resto de nacionalidades, hasta llegar a un total de 140 nacionalidades, en ningún caso, superan el 3% de la población total.

Respecto a la referencia de sexo, el perfil más frecuente sigue siendo el de mujer latinoamericana, y en cuanto a la estructura de edades de la población de nacionalidad extranjera es mucho más joven.

Las nuevas incorporaciones (altas padronales) tienen mayoritariamente nacionalidad del estado español -sin determinan su origen de nacimiento- pero además son importantes las cifras de personas con nacionalidades latinoamericanas y africanas, las primeras más acordes con los perfiles que demanda el mercado laboral, y entre las segundas algunas de las que buscan refugio ante malas expectativas laborales.

Con respecto a la distribución espacial, no se puede hablar de la existencia de guetos o de segregación residencial para el conjunto de las personas extranjeras. Una vez asentada, la población extranjera se va dispersando por distintos Distritos y barrios de la ciudad.

En general, las pautas de movilidad residencial de la población extranjera o de origen extranjero tienen que ver más con factores de índole socioeconómica, de estratificación social y de estatus. En la medida en que funcionen los procesos de inclusión, de integración mutua y de movilidad vertical, el comportamiento residencial de la población de nacionalidad y/u origen extranjero se asemejará al de la población de origen estatal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *